No, no vamos a hablar de Almodovar porque no me gustan nada sus películas ni él, tampoco voy a contaros el chiste ese que reza: “Se abre el telón y sale un chaval machacándosela en el servicio a punto de nieve y abre la puerta su madre, ¿Como se llama la película?” (La solución en el título del artículo). Voy ha hablaros de la Mae West, la discoteca más famosa de Granada por estas fechas, “es que siempre hablas de Granada”, siento no haber nacido en Tierra de Fuego mamón.

mae west

Vista panorámica de Basora (pie de foto erróneo, corregir)

El nombre

El local recibe su nombre de la legendaria (no es legendaria por que existió de verdad, que yo la he visto) Mary Jean West, actriz más conocida como Mae West que fue considerada como el primer símbolo sexual y mujer fatal de la historia del cine, se escribía sus propios guiones y coreografías y elegía a sus compañeros de reparto, es decir, tenía más poder que los testículos de Dios

mae west granada

Creo que nuestros lectores varones estarán de acuerdo con la expresión: “Eran otros tiempos”

Aunque si Mae es famosa aún hoy día (ya está frita) es por sus frases míticas como:

“¿Tienes una pistola en el bolsillo o es que te alegras de verme?”

“Cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala, soy mejor.”

“Las chicas buenas van al cielo, las malas a todas partes.”

“Lo bueno en exceso puede ser maravilloso.”

¿Las conocéis todas a que sí? Pues ya sabéis que no son diálogos de “Sin tetas no hay paraíso”. A parte, la tipa esta fue retratada por Dalí (más bien caricaturizada)

mae west por Dali

¿La nariz es chimenea?

Ubicación y polémica

La Mae se sitúa en el Centro Comercial Neptuno en pleno centro de Graná, antes había unos cines en esa ubicación pero los cerraron y echaron a todo el mundo sin previo aviso, la gente se quejó también de que les pusieran una macro-discoteca al lado a traición, construyeron más de la cuenta y tuvieron que cerrar una planta. Todo esto no fue suficiente para matar al monstruo, la Mae había nacido.

Entrando en la Mae

Ya está construida, pues vamos a verla ¿no? (yo tarde casi dos años en ir, las discotecas me dan cierto ascuno), una larga escalinata te lleva a la puerta de entrada repleta de gorilones, los cabrones se ponen arriba para que, aunque no te dejen entrar, tengas que subir. ¿Qué decir de esta gente? Bueno en su mayoría inmigrantes de tres metros con sesenta demandas por pelo de barba y que dejan entrar a quien les sale de la polla*

zombie molon

“Killo dejame entrarrr que esta mi churri dentrooo”

* Salir de la polla: Todas las mujeres entran, aunque se dio el caso de una que iba vestida tan increíblemente guarra que no la dejaron, la amiga pegaba la gonorrea en radio por lo menos. Los tíos entran si no se ponen chulitos, van “arreglaos” y van con tías, los grupos de tíos solos lo tienen más fácil para formar un equipo y llegar a primera división en dos años (si, ya se que no se puede).

El interior de la bestia

Hemos penetrado en las entrañas tras pagar 10 leuros con una consumición (2 si entras antes de las 2, ¿pero que eres, un crío? Sin venir a cuento la gente suele salir a las tres de la mañana hoy en día.

* Decoración: Todo muy bonito muy bien adornado, con sus maderas y tal, pero como soy un tío (y de tipo orco) me la pela absolutamente, prefiero que haya alcantarillas circundando el local para mear a gusto.

letrina

V de Panceta aboga por el lema: “Una letrina en cada esquina”

* Copas: Pues no es garrafón y hay casi de todo, eso sí casi ocho pavos la copa (para el resto de España, ya que Graná tiene la menor renta per capita de toda ella, vendrían siendo 60000 euros de los de antes)

* Servicio: No me refiero a los meodromos (que están muy bien, pero carecen de antideslizante, en otras discotecas te quedas pegado, cosa que se agradece cuando vas muy peo), tampoco me refiero al saque de un tenista, me refiero a los camareros/camareras, pues gente normal, esto no es el puto Studio 54.

“Perdona, he pedido un Jean Bean con Seven Up”, “Calla y disfruta sieso”, “No, si vale, pero es que me estás poniendo un Bitter Cast con Fairy ostias”

* Música: Yo no se vosotros, pero yo no voy a una discoteca a escuchar música, para eso me quedo en mi casa, pero vamos, pachangueo, house y cosas desas que todas me suenan igual. No escucharas aquí ni a Mama Ladilla ni a los increible-bles Manos de Topo (gracias Marcos XD)

korn

“Ke koño pasaaaa MAeeeee, hoy vamos a cagarnos en el pesebre del niño jesusssss y vamos a tocarrrrr rokabillyyy del wenooooo. Matalos matalos matalossss a todosss matalosss a todossss”

* Otros aditivos: Los martes es la noche de monólogos (tipos hablando y esas cosas), y uno de los días que más peña puede haber y los miércoles toca un grupo de versiones llamado Apache, que no los he oído nunca, me abstengo pues.

* Seres YX: ¿Qué tipos de tíos hay aquí? Pues aunque en principio puedes encontrar un poco de todo, suelen ser pijos, cachitas y buitres (los reconocerás por que llevan el cuello del polo parriba y los pelos de la nuca engominados de pincho). Casi todos con cara de mongolo y mirándote por encima del hombro.

* Seres XX: Entre las mujeres si que puedes encontrar cualquier cosa, pero el espíritu de Mae West suele reinar y suelen ser grupos de zorrillas vestidas de noche vieja (en Gomorra), el nivel es muy muy alto pero lo cierto es que es casi imposible arrimarse a alguna ya que tienen treinta y seis buitres alrededor (eso volando, en tierra cuarenta hienas).

gang bang

Típico Gang Bang fotografiado en la Mae el Viernes Santo de la Semana Santa del año pasado

La vez que fui a la Mae, “La Kinki Yonki de Kince Kilos”

Pues a día de hoy, solo he ido una vez a este sitio, concretamente un Martes a las 3 de la mañana y porque no se preguntó mi opinión (lo que estaréis todos de acuerdo que no es ninguna tontería).

Y podríais decir: “¿Vas un puto día y ya te crees con potestad para hablar del sitio?”, pues sí, y si no hubiese ido también.

La noche transcurrió normal y fuimos dando vueltas entre kilos y kilos de carne y sudor por toda la discoteca, en un momento dado nos reencontramos (ya la habíamos visto fuera) con dos chavalas, estas se acercaron a uno de nuestro grupo (el más guaperas lógicamente) y una le dijo: “¿Quieres follar con alguna de las dos?”, este hombre respondió con sinceridad: “Las dos o la vez o ninguna”, a lo que la ‘jefa’ asintió: “Claro, claro ningún problema, vivimos cerca de aquí”, pero la otra dijo “No, que el otro día no fue bien, paso”, así que mi colega pasó de las dos, pero estas se quedaron por allí dando velas y arrimándose al resto del grupo (supongo que a esto se le podría llamar “bajar las escaleras”).

La que no quería trío debió desplomarse por las escaleras y llegó hasta mi (que iba alegre, como siempre XD), entonces la vi bien, era chiquitisima, 1.40 y pocos y extremadamente delgada, con lo que parecía tener un cabezón épico, iba vestida con ropa de la que pone la gente normal para pintar su casa y luego tirarla, la denominada “ropa de parroquia”.

Mujer de moda distraída, he intentado durante 10 minutos buscar algo parecido a Kykk pero he desistido

Total, se puso a pegar saltos alrededor y yo en mi paranoia diciéndome: “¿Cuanto pesará esta tía? ¿15 kilos?”, a todo esto veo un taburete (que palabra tan bonita) cerca sin nadie y me salta la pinza, “Coño claro, la cojo y la pongo en el taburete para que se esté quieta y de paso sacio mi curiosidad”, pues dicho y hecho, allá que la agarro de la cintura la levanto como un saco de humo, y aunque me fríe a patadas en el estomago la siento en el taburete.

mujer sentada taburete

Es importante para las mujeres elegir un taburete que las favorezca

Una vez sentada se tranquiliza unos segundos y acto seguido se desploma para el lado (me parece que iba un pelín peor que yo, con razón no paraba de dar botes), la agarro de un puñado antes de que caiga al suelo, pero el taburete si cae, dándole en los talones a un yoni que hace lo propio hacia delante tirándole el cubata por encima a una moza, esta se tira patrás dándole un codazo a otro y así una cadena de fostiazos.

Los damnificados se preparan para matarme, pero aparece un portero negro de sesenta y dos metros (de ancho) y va a por mi, le pido a la kinki yonki de kince kilos (Kykk) que haga el favor de explicarle lo ocurrido al bigardo antes de que me mate, la chica no destaca por su oratoria, pero el negro gigante lo ha visto todo y nos deja vivos con la condición de que no tomásemos ni una copa más. Como moraleja os diré: “A las mujeres livianas no les gusta que las sientes en taburetes”

Pues eso fue todo sobre la Mae de momento, un pelín disperso el artículo ¿no? jejejeje

Otra deleznable entrada de V de Panceta