Ahí va la bibliografía de un personaje que os va interesar muchísimo, de condición ultrarreligiosa, conservadora y promonárquica, y que se llamaba Григорий Ефимович Распути. Bueno, mira…Empiezo otra vez: Ahí va la historia de un tío llamado Rasputin, místico ruso que consiguió influenciar a la Dinastía Romanov (los últimos zares). Como hasta la Twenty Century Fox ha dado su versión de los hechos con una película de animación más o menos roña, ahora yo voy a dar la mía.

Nació en 1869 y creció en los campos de Siberia asilvestrado como un bestiajo, sin aprender a leer ni a escribir (y ezo pa que pollah cirve). Así que en Siberia tienes dos opciones: o crías ganado, o robas ganado. Optó por estudiar un master en económicas. No, en serio, se hizo cuatrero, y además hacía truquillos paranormales para sorprender a los catetos del pueblo. Así estuvo hasta los 18 años, hasta que un buen día, y entiéndase por buen día cuando el termómetro no baja de los 15º bajo cero, un avispao se dio cuenta de que le faltaban siete bueyes, tres gallinas y dos camellos. Cuando lo cogió del pescuezo, a Rasputín no le quedó otra que separarse de su familia y enclaustrarse en el monasterio para meditar.

truco cuerda

El Magia Borrás llega a Siberia para sorprender a los cerriles pueblerinos con el truco de la cuerda que se estira.

A los tres meses estaba hasta los mismos huevos del cura que le echó el agua. Y cuando ya salía del monasterio, se le apareció la Virgen: <<¡Coño, Buda¡>>. <<¡Truhán¡ Soy la Virgen de los Sicarios. Si abrazas la fe cristiana te hago dos regalos: una motillo trucá con el “kit Polini” y un callejero de Guatemala City>>.

Y después de la aparición mística abrazó la fe, pero una fe bastante chachi. El muy bellaco se metió en una secta cristiana, llamada Los Flagelantes. Y flagelar se flagelaban, pero entre orgía y orgía. Y aquí es donde salieron a relucir las verdaderas dotes de Rasputín. No se cuánto le medía el pito, pero según la marrana de su hija, podía alcanzar entre los 35 y los 40 cm, y dejó constancia de ello en sus memorias. Yo soy más partidario de dejar estas cosas en familia, que después al vecino te critica.

pene rasputin

Rubia, no mires con tanto entusiasmo la troncha de Rasputín, que te puede ver tu madre por el Internet.

Más tarde abandonó la secta y se casó para tener tres hijos, aunque por la zona nacieron bastardillos por doquier. Convivió doce años con ellos, aunque sus problemas con la justicia persistieron. Ya se sabe que el estrés familiar puede pasar factura (¡Me tienes hasta el coño¡), así que compró un gato y una armónica, y se hizo perro-flauta. Peregrinó por Oriente Próximo y Grecia, y se cultivó en historia, esoterismo, teosofía y viejas religiones, pero el hijo puta no aprendió a leer.

Después de tres años de Erasmus, se dirigió a San Petersburgo y allí se dio a conocer entre el populacho por sus dotes como adivino. No obstante, fue llamado a la corte por sus cualidades de curandero, debido a que el hijo del zar padecía de hemofilia, y aplicándole una hipnosis curativa, consiguió una inexplicable mejoría en el único heredero al trono. Así se ganó la aprobación de la zarina Alexandra (también le enseñaría la manguera, me da la sensación). Y entre cura y cura, el hombre se daba un garbeo por la corte para ver el percal. Rasputín era de complexión fuerte y gran altura, aunque de aspecto un tanto tosco, además de grosero, vicioso e incluso violento (si le quitas la complexión y la altura…¡Cojón, este tío era un pancetero¡). No obstante, su carisma, sus condiciones de actor convincente y su inteligencia le aseguraron su estancia en palacio. Así que con su medio metro de polla a modo de péndulo, hipnotizó a la mayoría de las mujeres de la alta sociedad rusa.

Rasputin

Rasputín el visioso: Se ve que era bonico de barbas.

En estas que Nicolás 2, el zar, tiene que ir a la 1ª Guerra Mundial y deja a su esposa al frente del país (¡insensato, antes a un mono¡). Así que el curandero resuelve las pejigueras estatales desde la sombra, y elige como altos funcionarios al primero que pasara por allí. Así fue la cosa, entre bacanales, pitanzas y otras parrandas. Pero sus guateques escandalizaron a la opinión pública rusa y se le empezó a conocer como el Monje Loco. Además, circularon rumores de que conspiraba en favor de Alemania, cosa que desmintió tajantemente en un perfecto acento alemán. También se criticó bastante su analfabetismo (vaya tío huevazos), y los rumores de que le daba matraca alegremente a la zarina y a sus cuatro hijas (re-poker de reyes, tronco), tampoco ayudaron. Hasta la Anastasia conoció varón, aunque me parece que esa parte se censuró en la película de animación. La cosa pintaba fea.

perros tren

La familia que fornica unida, permanece unida.

Finalmente, Yusupov, primo del zar, y además mariquita que se sentía atraído por Rasputín, junto con los servicios de inteligencia ingleses, decidieron acabar con su vida. Mientras, en palacio, se responsabiliza al monje de la aproximación del zar Nicolás 2 y de su esposa Alexandra, de orígenes esta última alemán e inglés, al bando germano (la verdad es que el asunto tufa como la saliva de estornudo). Así que lo invitaron a una fiesta. Al principio dijo que no, pero después preguntó que si iban tías buenas, y no pudo negarse. Para comenzar, le dieron una copa de vino con cianuro, pero pasaba el tiempo y el hombre estaba más gozoso que un tablao flamenco. Los asesinos se miraban de reojo, y decidieron incrementar la dosis de cianuro con un pastel de piononos. Y cuando parecía que ya iba a diñarla, el nota va y se marca un baile ruso. << Que no cunda el pánico, llévatelo a la cocina >>, tranquiliza Yusupov a sus hombres, viendo que el verraco no caía. El aristócrata, para dejar el pabellón de su país bien alto, optó por violar a Rasputín, y a los ingleses aquello les pareció de un interés supino, pero sabían que la sodomización no acabaría con él. Así que le dieron un buen vapuleo, le pegaron un tiro en el pecho, y respiraron tranquilos, al igual que el moribundo. <<¡Que este tío no se muere¡>>, y le golpearon la cabeza con un bastón lleno de plomo, pero nada. En mi humilde opinión, pienso yo que tendría que haberle pegado otro que no fuera el mariquita. <<¡Que te mueras, coño¡ ¿Y si la fuerza le proviene del pito?>>, y manos a la obra, a castrar. Aun así, el menda seguía respirando, aunque sus asesinos no lo sabían. Astutos y hábiles cual chimpacé, lo tiraron al río para deshacerse de él. La autopsia confirmó que murió ahogado, no hubo tripas con él.

El pene ruló más que las cintas piratas de La Polla Records. Se puede decir que el troquelo de este hombre ha visto más mundo que yo, que vida más triste. Finalmente, y tras recorrer media Europa, apareció en París la supuesta trompa de Rasputín, o de un becerro, a saber. La tenía guardada en una caja de madera una anciana que afirmaba haber sido amante del monje. Yo me pongo en situación y veo a la vieja del Titanic en la mecedora, diciendo cochinadas. A día de hoy, está en posesión de un urólogo de San Petersburgo que colecciona pollas en almíbar.

arbol pene

En su lecho de muerte brotó un hermoso árbol, igualito que en la serie de los gnomos.

Grigori Yefímovich Rasputin, amén de otras muchas cosas, pasó a la historia por ser responsable del descontento que terminó por provocar el estallido de la Revolución Rusa un año después, y la consiguiente caída de la familia real y su ejecución. Como curiosidad, Rasputín significa algo así como “libertino”. El ejemplo perfecto de cómo dejar una potencia mundial en jaque a base de juergas y jaranas.

Otra deleznable entrada de V de Panceta