Poesia Yoni

Scroll this

Infames lectores, he de confesaros que la otra noche hice un descubrimiento que, como ocurre con tantas otras cosas importantes de la vida, se produjo como resultado de la más inesperada y absoluta casualidad. Con gran regocijo de mi innoble alma putrefacta y decadente, me hallaba yo en la premiere de una película espantosa a la que me habían inventado para hacer aforo de borrachos que metieran bulla. El nombre no lo recuerdo y tampoco viene al caso, pero creo recordar que iba sobre una oscura trama de ambición de poder donde políticos corruptos realizaban financiaciones ilegales a partidos que hacían la vista gorda y compraban a jueces del Supremo. Ah, no, calla. Eso lo he leído en el periódico.

peliculón

Escena de la película: “Hola chocho, ¿te acompaño a tu casa y te cambias?”

Bueno, pongamos por caso que la película iba sobre la pesca fraudulenta de la perca salvaje en las costas del índico por una tribu de sumerios procedentes de una civilización milenaria sumergida (rollo Atlántida) en cerveza destilada de ano amargo de cabra, los cuales deciden invadir aguas internacionales con el fin de sustentar una red de prostitución ilegal entre pepinos de mar, meros feladores y maestros enyesadores de los fondos abisales. Un argumento de lo más anodino y manido, lo sé, propio de película de serie B televisada en Telahínco a las cuatro de la tarde. Lo que importa es que la peli era tan horrenda que decidí huir al poco de comenzar la proyección, con el fin de fumarme una dosis de mi pipa de crack que me ayudara a sobrevivir al tedio reinante en la sala.

Y así fue como conocí al genio en ciernes, queridos no amigos. En el cagadero contiguo al mío se hallaba un incipiente artista literario que no era otro que el Yoni de Carabanchel Alto (como veis, suena a título aristocrático). Él se hallaba en el baño, por razones de evasión similares a las mías, disfrutando de su enésima rayita de speed, al tiempo que declamaba con poderosa voz de bardo de extrarradio, los hermosos versos de “Un borrico z’ha jogao”, de los No Me Pises Que Llevo Pies. Yo, como supondréis, salí del cagadero contiguo con los ojos arrasados en lágrimas ante tanto lirismo desatado, reventé la puerta de su cubículo de una coz y me postré a sus pies, conmovido por tanta belleza y sabiduría como emanaban de él.

yoni de caravanchel alto

“POezia eré tú”

Y bueno, aquello marcó el comienzo de una gran amistad. El Yoni se sinceró conmigo, fumamos juntos la pipa de la crakz, recitamos juntos poemas de Paco Pil y Chimo Bayo, cantamos hits sesenteros del pianista de Parada en Cine de Bodrio y hasta comparamos longitud de chorras en un alarde de compañerismo y camaradería.

Pero lo trascendental vino después. Al final, nos cogimos tal ciego que el bueno de Yoni, todo un tipo duro de pelo en pene (me consta fehacientemente, ¡menuda pelambrera apestosa tenía encima del pijo!), me confesó que se había iniciado en el noble arte de la poesía. Me recitó algunos de sus poemas escritos en mensajes de móvil a sus pivas. Así, estupefacto quedé ante una lírica descarnada y pura donde, a pesar de ser evidente que todavía le cuesta un poquito manejarse con los rudimentos de la técnica, expresa grandes verdades de la vida a través de su incisiva voz única, propia de un auténtico visionario de suburbio con hedor a meado y cutrez infinita campando por doquier.

Y no puedo por menos que invitaros a que conozcáis a este gran poetiso, a que accedáis a la hermosa escritura del futuro ídolo de masas que conseguirá, de una puta vez por todas, que la poesía nos guste y no nos parezca un engendro mierdoso pensado para inadaptados sociales eruditos, feísimos perennemente vírgenes o julandrones con bastón y pañuelo al cuello rollo “hazme una paja Carradine mientras me la enchufas a traición por la puerta de atrás y sin llamar”. (Pido disculpas a quien se pueda haber sentido ofendido por mis últimas afirmaciones. Los pañuelos también tienen sentimientos. Hay que pensar en ellos. Son muy útiles para deglutir mocos catarrales traicioneros o para absorber el merengue postpaja realizada inesperadamente en la vía pública ante la provocación de una octogenaria viciosa enseñando faja marrón estilo posguerra). Por todo esto, dejemos que el gran Yoni se exprese con sus propias y crudas palabras en el que será su primer volumen de poesía: DESDE EL POLÍGONO.

consejeros haciendo caja

“Y con esa explosión y con un poco de hormigón se acabo la demolición”, “Maricón”

Yo haré un discreto mutis por el forro (de los cojones). Amén ( que procede del latín, “que os den”).

(Ahora se manifiesta el propio Yoni)

Wenas, pringáos. Aquí va parte de mi primera antología poética. Es la que va de amor. ¡Sí coño, amor tronco, que yo también soy persona y tengo sentimientos! ¿Algún problema, eh? ¡A ver que vas a decir, bocas, que eres un bocas! ¡Mira que te meto, cantamañanas! Chitón!

Weno, mpiezo con mi primer tema, a ver: Oda a la Yessi. Pues eso. Oda a la Yessi.

ODA A LA YESSI

Yessi me pones mucho:
Lámeme el cucurucho.
Yessi cómo me molas
Sórbeme las bolas
Yessi eres tanto pa mí
Que si quieres te invito a Espeed
Yessi me das tanta estopa
Que contigo ni me meto coca
Eso-si, Yes-si: no olbides el amor que yo siento!
Amor verdadero tía! (me golpeo en el pecho)
Que no se te pire el bolo
pos me han dicho que el otro día
te han visto tontear con el Lolo
no me obligues a metel-le dos yoyas
que mide dos metros el peazo maromo
y cuentan que le arrancó el corazón a uno
con un par de fatales pellizcos de judo
porque insinuó sin querer en un chiste que contaba
que era orejudo y ni pagando levantaba
Yessi eres lo mejor que nunca ma pasao
Y encima la hucha no te huele a pescao
Como le pasaba a la novia del Cristian, la “Putricia”
Que le olía la raja a fletán con avaricia
Yessi te quiero con el alma, esto es mu tierno!
Te tengo metía en la sesera como el Techno
Me tienes mas pillao que al Ken la Barbie
Cuando kieras yo te llevo al altar del Fabrik
Bailando toa la noche y parte del amanecer
Asta que ya no resista las ganas de meter
Yessi stoy como un flan
Tengo el pijo escamao como un alacrán
Yessi me pones mucho:
Como la trucha al trucho
Como la mera al mero
Como al zoofilo el cordero
Yessi me pones mucho:
Lámeme el cucurucho.
Yessi estoy to pillao..
Estoo… ¡lámeme el cucurucho!”

Otra deleznable entrada de V de Panceta

5 Comments

  1. Pues el Yoni parece un poeta chungo, pues le pregunté que tipo de pegamento esnifaba para acceder a semejante inspiración poética y el pringao no solo no me ha respondido sino que se ha deshecho de mi comentario. Y ya le digo que como no mejore sus versos a la Jessi se la va a acabar follando el Isra, que tiene menos labia pero un mango que las deja sin habla.

  2. qué calidad, qué métrica, qué pasión en cada renglón…esto dará paso a una nueva corriente intelectual: el poligonismo ilustrado..y el yoni, su honorable fundador!

Submit a comment

Subir
Subir