La LEYENDA DEL TUERCENIÑAS

Scroll this

Todo comienza en Granada hace unos años, en el barril de San Lucas Patrón de Medicina (no se si se llama así fuera de Granada, pero eran botellones con barra en una facultad. Video), este evento era famoso antes de su prohibición-control (Ahora se hace en el botellodromo, politicuchos hijos de puta dejarnos seguir la senda de la autodestrucción y seguid vosotros con la de la corrupción) en todo el mundo por hacer desfilar por todas las facultades a los borregos atados y vejarlos todo lo posible y por ver a las futuras médicas disfrazadas cada año más sexys (bailarinas de la danza del vientre, trogloditas, valkirias etc.), así se deja poner una sonda cualquiera.


san lucas granada botellon

Imagen de los buenos tiempos de San Lucas, estas cosas no salen en Hospital Central

En la vorágine de destrucción (no pasa nada, estás rodeado de médicos, eso sí, borrachos) encontramos a nuestro héroe: Pakorko (lo habréis visto comentar por aquí alguna vez, ósea que al final de esta historia no muere, menudo spoiler jujuju).

barril medicina granada

Los médicos hacen practicas de control de la embriaguez sobre ellos mismos

Rodeado de un grupo de amigos que se dedican a practicarle jaulas a las chavalas y a venderse a un euro, Pakorko encuentra un objetivo: ser domador de nutrias digo… una mozuela de su facultad (es suya) que está entonadilla y parece muy receptiva (podías sintonizar cadena dial con su oreja). Pakorko se acerca metiendo pecho y enarbolando su mellada sonrisa (es mentira, no está mellado), habla unos minutos con ella y antes de llegar a la fase: “Me estoy aburriendo” decide pasar a la acción. Haremos un breve inciso aquí para explicar el posicionamiento

La chavala está de espaldas a un arbolillo que se encuentra plantado en un alcorque (toma castaña tron, un macetero enterrado vamos) de estos pencos hecho de hormigon, esta bebiendose un cubatilla y tonteando con nuestro heroe, su amigas están alrededor pero ha cierta distancia.

Foto de alcorque típico de Graná, con su mierdas y tal

Pakorko está caliente y quiere explicárselo a la guayava sin hacer uso de las cuerdas vocales, da un par de pasos hacía ella y le agarra el culillo como paso previo a callarle la boca de un morreo, pero el destino le es esquivo. En el trayecto, a sus pies, y fuera de su, mermado por el alcohol, campo de visión se haya un símbolo de Granada, una litrona de cristal de cerveza Alhambra, no la ve, comienza la leyenda.

litrona alhambra

La bandera de Granada, si cierran una Alhambra que sea el monumento

Resbalón de libro, Pakorko vuela por los aires hacía la joven borrachuza, no hay tiempo de reacción para nada, el tiempo se congela, todo el mundo se vuelve con los ojos como platos, la niña no puede aguantar el peso, le fallan las rodillas y se deja caer de espaldas, la botella se hace añicos, ella esperaba el suelo pero se encuentra con el macetero de hormigón en los riñones, se quiebra como un junco, Pakorko intenta no matarla, pone una mano en el suelo, los cristales de la botella cercenan su mano en varios puntos pero ha conseguido no herniar a su ligue.

Todo permanece en silencio unos instantes, nadie se acerca, Pakorko está extasiado esperando un amago de respiración de la moza, este llega entrecortado, está viva. De un salto se levanta e intenta recuperar la compostura, “jajajaja” se rie, “¡qué ostiazo!!”. La chavala se levanta (con lo que deducimos que puede andar). Mientras nuestro héroe se rie a carcajadas todos le miran la mano, litros y litros y litros de sangre pueblan el suelo y proponen un macabro homenaje a las pelis malas de ninjas saliendo a presión de la prominente hendidura (es una hipérbole ¿vale?, sangraba mucho y yasta).

brazo pakorko

Reconstrución del brazo de Pakorko en aquellos intensos momentos

“Killo vamos al clínico que te estás poniendo blanco” (Voz de la razón, también conocida como “dos cubatas menos”)

“Estoy bien tío, ¡¡como nos vamos a ir ahora!!”

La voz de la razón engancha del brazo a una hembra médica, previamente conocida, y pregunta su opinión.

“¿Hacen falta puntos para esto?”

La respuesta sobra, basta con mirarle la cara (muy guapa ella).

“Pues va a ser que sí”

Pakorko es retirado a rastras de la zona de los hechos y llevado al clínico para recibir más puntos que el Madrid y el Barcelona juntos gracias a los árbitros. La joven borrachuela se queda desconsolada con el corazón roto (y la espalda también), actualmente esta mujer no circula en silla de ruedas.

¿Dónde está la leyenda?

La leyenda empieza cuando oyes esta historia en boca de gente que no conoce a Pakorko, que posiblemente no estaba allí y que añade algunos giros de guión para darle calado a la anecdotilla, una semana después me contaron esta historia otros que no conocían al susodicho y la he oído otras veces. Versiones:

Versión psicótico

Pakorko, probablemente puesto de drogaina, se lanza sobre una chavala que no conocía y al caer al suelo esta se clava una botella rota y comienza a sangrar prominentemente por la espalda, el agresor se levanta con las manos llenas de sangre de su víctima, se ríe a carcajadas y sale corriendo

Versión Mar adentro

Pakorko, muy ebrio y cachondo, se lanza sobre una desconocida y le parte la espalda contra el tiesto de hormigón, se hace sangre y al comprobar los espasmos de la pobre huye con la mano en el bolsillo. La muchacha en esta versión queda parapléjica

pino puente extremo

Estado en que quedo la pobre mujer

Versión Lara Croft

Pakorko, buscando su próximo pico, intenta robarle de un tirón el bolso a la joven como lo ve dificil, la acecha por la espalda y la golpea con un bate de aluminio, la joven desde el suelo le lanza una navaja abanico de autodefensa y le alcanza el brazo, el ladrón huye sangrando como un EMO.

Versión “No acepto un no”

Pakorko (que en esta versión mide dos metros y medio) se acerca a la alegre jovencita angelical, le pide de follar, ella dice que no, que se reserva para el matrimonio, ofendido rompe de un puñetazo el cristal de una furgoneta y se corta, la muchacha se preocupa porque está sangrando mucho, pero él le dice que no quiere su lástima, la coge y le hace una quebradora.

Pakorko también se encargó de los chicos que intentaron hacerse el heroe

Tened cuidado jóvenes borrachuzas, el Tuerceniñas existe y está en activo, si os están tocando el culo mirar que no haya nada que resbale.

Basado en hechos reales. (Menos las dos últimas versiones que solo las cuento yo jejeje) Solo Pakorko y la chavala han resultado heridos en la realización de este anécdota

Otra deleznable entrada de V de Panceta

12 Comments

  1. YO había escuchado que era pakorko, 1000 botellas y habia saltado desde un 5º piso y habia conseguido anikiar 249 mujeres.

  2. Eh, ke el momento del hospital mientras me estaban cosiendo la mano no tiene desperdicio, las ATS asustas mirando a ver si habia pillao algun tendon o algo y yo tirandole los tejos a las 2 mozas (el colega ke me acompañaba tambien apoyaba la incursion).
    Al comentario de las enfermeras de ‘donde te has metido que estas echo un cristo’ respondi, no se donde me habre metido pero ahora debo de estar en el cielo (mientras miraba a las chavalas con aire lascivo).

  3. En las peliculas que io veo, cuando hay un enfermo y varias enfermeras, suena una música malísima mientras una cura la otra se la chupa. ¿Como que no te la chuparon Pakorko?

  4. Joder Pakorro macho, la que lias para ligar, en plan John Travolta haciendo atletismo en Grease… todo para que la Olivia le mirara…

    vamos que por lo menos te queda el otro brazo…

  5. Lo que nadie sabe es que Pakorko tb tiene la extraña afición de ir por ahi bañando a tó el mundo con la primera bebida que cae en sus garras. Este hombre es muy peligroso, siempre se ha oido hablar de él pero nadie le ha visto. Dá yuyu eh?

  6. Señores y puestos a criticar, si vais con él de botellón cuidad las bolsas con las botellas, o cuando menos acuerdes les habrá pegao unas cuantas patás a toas y veras todas las botellas desperdigadas!. Le dices: illo, ten cuidao que tienes unos pies que parecen amocafres!. Y él se ríe y te dice que no se ha dao cuenta.jojojo

  7. Ja, ja, se ve que Pakorko es un tio controvertido, Sorro tu lo odias porque no te dejo dos euros para una cuña el otro día que lo se yo¡¡¡

Submit a comment

Subir
Subir