Joseph Porro, el sastrecillo valiente (2ª parte)

Scroll this

En el capitulo anterior (miratelo para empezar a admirar a este hombre) dejamos a Joseph Porro en una gran crisis personal por haber perdido el premio Saturn contra “12 monos” en 1996, el hombre no puede con la vida y vuelve a lo que cree es su única virtud, vestir a Juan Claudio Van Damme en “The Quest “, el adonis belga está perdiendo fuelle y necesita nueva imagen, Porro no hace mucho por él pero aprovecha para defecar sobre los españoles (como tantos otros americanos) vistiendo al luchador español de banderillero (aunque pega con su estilo de “combate”, si los españoles pelearemos así, esto sería una colonia francesa hace tiempo)

Español de the quest

J.Claudio con el luchador español, to especheretao como vamos todos por la calle

Su teléfono vuelve a sonar, “vas a vestir al presidente de USA y a un príncipe”, “Coño, ¿Qué príncipe?”, “El de Belair”. Caballeros la americanada más grande de la historia del cine, “Independence Day” (“No es que el soldado Ryan…” que no coño que es esta)

will by Porro

En Filadelfia crecía y vivía sin hacer mucho caso a la policía, hasta que Porro lo convirtió en un hombre, él se lo agradece con el porro de la victoria.

De nuevo nominado a los Saturn; esta vez si, era la buena, la película había recaudado más que Médicos sin Fronteras en toda su historia, pero Joe no contaba con que ese año se había hecho una película como la suya, pero buena, “Starship Troopers” le deja otra vez con cara de tonto. Vuelve a llorarle a Van Damme que le da curro en “Máximo Riesgo” que sería la última colaboración entre maestro de artes marciales y sastrecillo, no seré yo el que especule con una ruptura sentimental. Buscando nuevos proyectos Stephen Sommers (el director de las momias y que tiene nombre de tío guay) le ficha para Deep Rising (esta peli me mola amigos)

deep rising

Joseph no se mató en originalidad para la peli (a Fanke Jassen le queda bien hasta un traje de buzo), su reto era hacer tejidos que no encogiesen con tanta agua y como la Fanken no marca pezones suponemos que lo logró.

¿Porqué no me llega ninguna gran oportunidad?, ¿Porqué no encuentro el amor?, ¿Qué le pongo al Murcia-Levante?, todas estas preguntas se agolpan en la débil mente de Porro mientras trabaja en la peli “Cosecha propia” (fíjate si la peli paso sin pena ni gloria que la familia de Porro creía que el sastre fingía que trabajaba). Su preocupación desaparece con un proyecto de proporciones épicas (este tío no se como no es famoso jo): Godzilla (coño¡¡)

¿Podre vestir al monstruo? “Pues no”, esto era tirar su talento, pero no todo fue en vano, una nueva razón para vivir se abre ante sus ojos, su alma gemela, su Gala, su musa (lastima que fuese mujer pensaría): María Pitillo (No me extraña que desapareciese del panorama de las estrellas con ese nombre por Dios). PD: Pitillo-Porro, si no lo has pillado tu no eres de aquí Jesús¡¡.

Pitillo en Godzilla

Otra acepción generalizada de Pitillo como diminutivo del órgano reproductor masculino pudiese explicar la atracción de Porro por la María. (estoy que me salgo).

La Pitillo solo quiere a Porro para que le haga vestidos, además debido a las leyes anti-humos los vetan en todos los garitos, esto desalienta a nuestro héroe que ya ha perdido hasta su identidad sexual, no quiere saber nada del mundo y se embarca a vestir chinos en “Blindness” de Anna Chi (vestir chinos es importante para diferenciarlos).

Una mañana el teléfono le despierta, y sorteando los charcos de vómitos de su edredón, alcanza a cogerlo: “¿Porro?”, “Si, soy yo”, “te queremos para una ambiciosa producción entre USA y Alemania”, “¿Alemania o Albany?”, “Alemania, gilipollas”, “¿De qué va?”, “Vamos a hacer un plagio de Matrix”, “Pero si esa película aún no existe”, “Entonces Matrix es un plagio de la nuestra, se llamará Nivel 13”, “¿Trajes rollo futurista no?”, “No, está ambientada en los años 30 en los Angeles”, “Redios””

Moll en Nivel 13

Gretchen Moll en Nivel 13, a nivel 15 revienta de lo wena que está

Mientras cosía trajes de mafioso, Joseph se enfrenta a una nueva prueba, vestir a un puto ratón y es que Porro es el jefe de vestuario de Stuart Little (tócate los cojones)

stuart el julai

Stuart luciendo una reproducción a escala de una cosa al azar del armario de Emilio Aragón

Tras horas y horas de probarle vestiditos a ratas de laboratorio infectadas de peste bubónica, nuestro sastre necesita un respiro, Van Damme ya no vale ni para abono de rábanos, ¿Quien lo esta petando?, llega la segunda parte de “Shanghai Kid”, “los rebeldes de Shanghai” con Jackie Chan el inmortal y Owen Wilson el suicida, vestir a Chan de vaquero es como vestir a un tío de mujer, tiene gracia… una vez.

Lucy liu

Lucy Liu queda bien siempre, como no hablar con la boca llena, aquí Porro la viste de geisha ninja rodeada de indios y vaqueros, ¡¡bien por Joseph!!

Tras este descanso vuelve a lo suyo y hace Equilibrium película que no se estrenó aquí en cines a pesar de tener unos efectos especiales del copón (y yasta, “¿Y el guión?”, he dicho yasta), no le nominan ni para abandonar la vida, algo está fallando en su carrera, el cine se le estaba quedando chico, se va a la televisión. (¿?)

Lo primero que hace en este medio es “The Music Man” una mini-serie que por lo poco que he visto debe ser un coñazo indescriptible (además de un remake, no veáis remakes amigos míos) pero sus trajes están muy conseguidos, no se le ven la etiqueta ni nada y chanammm, ¡¡lo nominan a los Emmy!! pero sí, lo habéis adivinado, pierde otra vez.

No todo es en vano, Porro ha encontrado su camino, lleva mucho vistiendo a tipos cachas para ver si pillaba cacho, pero los verdaderos modistos visten a mujeres, dicho y hecho, nuestro sastre busca musas y encuentra dos perfectas para sus diseños (unas sinvergüenzas vamos). En televisión Jennifer “busto” Love Hewitt en su indispensable (si tienes sueño) serie “Entre fantasmas”.

Jenny pone sus tetazas al servicio de los tejidos de Porro que la viste en cada capitulo 8 veces (mientras el marido lleva siempre la misma camisa roñosa)

La otra gran musa es la camaleónica (y pocas veces he visto este adjetivo tan bien aplicado), Milla Jovovich a la que ha vestido (por lo que no obtendrá mi aplauso) en dos películas del genero: “vamos a ver como la Milla se carga a doscientos monstruos/tíos” en las que se salva el diseño de vestuario y poco más, Ultravioleta y Resident Evil: Extinción, en esta última con el consejo de ella.

ultravioleta

Milla la chica Loreal más radical, dicen que se mantiene así de wapa masticando críos.

milla lista para repartir

Donde esta el jamón que yo lo corto¡¡

Y aquí termina por el momento la increíble carrera de este caballero, prometo teneros informados de los nuevos disfraces que vaya inventando y esperamos con ansias a que saque su línea de ropa, ¡¡Yo quiero unos vaqueros Porro!!

Otra deleznable entrada de V de Panceta

3 Comments

  1. entrañables los esfuerzos del señor Porro por pasar a la posteridad con sus estrambóticos diseños. lo que se ha perdido el mundo por ningunear a tamaño artista del textil, jajaja!!

    p.d. se esperan más frikadas como esta analizando, qué se yo, el coordinador de sicarios de Anita Obregón, el cirujano plástico de Pitita Ridruejo o el esteticista de Rossy de Palma.

    un abrazo, master!!

  2. Se intentara Gali XD, pero estas cosas surgen, ¿quien me iba a decir que iba a terminar la semana conociendo al dedillo la carrera de este personaje?. ¡¡Putos examenes!!

  3. Delirante personaje, digno de estar poseído por “moi”.

    Quien fuera uno de sus vestidos para posarse sobre la Love de “Entre Fantasmas”.

    Saludos y ánimos.

Submit a comment

Subir
Subir